Estela Belleza

Noticias

Cuidados corporales para este verano

electro

Cuidarse no debería ser una cuestión de “temporada”. No debería limitarse a épocas como después de las navidades, antes del verano… Pero la realidad es que la mayoría de las veces esperamos demasiado para poner nuestro cuerpo en forma. No obstante, aún estamos a tiempo de conseguir ajustar nuestro peso de forma saludable y de dar la bienvenida al verano con una piel hidratada y preparada para conseguir un bronceado uniforme. En ESTELA, te ayudamos a prepararte para lucir un mejor aspecto este verano. Lo primero, es hacer un diagnóstico personalizado y determinar los tratamientos de choque más efectivos para cada en concreto y, posteriormente, podría pasarse a seguir un mantenimiento, pues no debemos olvidar que los tratamientos de belleza son más efectivos cuando tenemos un plan de mantenimiento programado. Este podría consistir en varias sesiones al mes, una sesión al mes o incluso una sesión cada dos meses; pero lo más importante es ser constante y perseverante.

Pero, ¿cuáles son los tratamientos más demandados?, ¿qué es lo que más nos preocupa de nuestro cuerpo? Pues bien, la respuesta varía, y suele ser cuestión de sexos. A los hombres lo que les quita el sueño es, sin duda alguna, la grasa abdominal. Y a las mujeres lo que más les molesta es el exceso de peso, aunque muchas veces no sea del todo real. A los kilos de más les sigue muy de cerca la celulitis, que es el caballo de batalla de la gran mayoría.

También hay veces que el cuerpo empieza a sufrir cambios, que es necesario atajar, para lucir una silueta bonita y acorde con nuestra edad. Es el caso de la premenopausia, por ejemplo, o del postparto. No se trata de agobiarse, sólo de intentar mejorar y sobre todo de lograr que la cosa no vaya a más. Son situaciones complicadas, por eso cualquier ayuda vendrá fenomenal.

Los tratamientos de choque suelen ser de 10 a 15 sesiones, repartidas en un mes y medio aproximadamente. Aunque cada caso es diferente, y siempre habrá que valorarlo en persona. Por eso lo primero es hacer un estudio visual y palpatorio, y a continuación analizar el cuerpo mediante impedancia bioeléctrica. Esto nos permite conocer la masa grasa, muscular y el agua en cada parte del cuerpo (tronco, brazos, piernas). Además de otros parámetros de gran interés para el diagnóstico y seguimiento del tratamiento. A partir de ahí pautamos las primeras sesiones del programa corporal.

Normalmente combinamos varias técnicas, incluso en una misma sesión, porque lo normal es que en el cuerpo se mezclen varias cosas (flacidez con celulitis, celulitis con grasa, alteraciones circulatorias y linfáticas…).

Para la grasa localizada y algunos tipos de celulitis se emplea mucho la mesoterapia. Consiste en introducir mediante microinyecciones, productos en la piel. Es un tratamiento rápido, pues la sesión dura unos 10 minutos, y muy efectivo, con el único riesgo de aparición de hematomas. Por eso es mejor hacerlo antes del verano o de las vacaciones. Puede ser necesario combinarlo concavitación, o con algún tipo de ultrasonido. También puede utilizarse como tratamiento único. En ese caso suelen hacerse de 6 a 10 sesiones, como tratamiento inicial, para pasar a continuación a sesiones de mantenimiento. La frecuencia de la mesoterapia es una sesión a la semana. Y en el caso de hacer un programa combinado, dos sesiones semanales; un día mesoterapia y el otro el aparato o aparatos que necesite cada uno.

En el caso de que exista celulitis, y dependiendo de las características de esta, el tratamiento va más encaminado hacia laendermología o la electroterapia. Ambos sistemas llevan años utilizándose y su efectividad está de sobra contrastada. Laendermología (LPG), por ejemplo, es la técnica para tratar la celulitis más reconocida y con mejores resultados del mercado.

Y si hablamos de flacidez, de la que ningún cuerpo se libra, no podemos olvidar la radiofrecuencia, los peelings profundos y lascorrientes. Son sistemas imprescindibles, sobre todo cuando la flacidez es superficial, y no muscular. A medida que se va envejeciendo, la piel del cuerpo, al igual que la del rostro, va perdiendo grosor y se va despegando. Afortunadamente contamos con recursos para mejorar ese aspecto.

El abanico de posibilidades en los tratamientos corporales y sus combinaciones son muchas. Sólo se necesita ánimo para empezar y nosotros nos ocupamos del resto. Merece la pena cuidarse un poco, ¡el cuerpo nos lo agradecerá!. Y no hay que olvidar que ademas es una inversión en nuestra salud y bienestar; así que… ¿qué más razones se necesitan?

Escrito por:
Archivado en: Corporal, Verano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *